A los visitantes...

Este Blog responde a mi inquietud por compartir historias y fotografías relacionadas con pilotos, marcas y personajes ligados a la F-1. Las fotografías en su gran mayoría han sido recopiladas de foros y páginas webs, si alguien piensa o siente que alguna de ellas le pertenece o es autor directo y no quiere que sea exhibida en el blog puede contactarme vía e-mail. En caso de extraerse material del blog, se ruega citar la fuente o el autor de lo que se ha tomado. Se agradecen las lecturas y cualquier comentario, aporte o corrección es muy bienvenido.
_____________________________________________________________________________________

jueves, 26 de noviembre de 2009

Niki Lauda: "Vivir para contar" (Parte 5)

_____________________________________________________________________________________
El retorno del Rey Rata.



En 1974 Lauda le tomó el gusto a los aviones, obtuvo su licencia para volar avionetas y luego aviones comerciales. En 1978 fundó Lauda Air. Comenzó con dos modelos Fokker F27, Lauda tenía en mente una colaboración entre su empresa y Austrian Airlines. Sin embargo, Austrian Airlines era un oponente con profundas conexiones en el Ministerio austriaco de Transportes y con el firme interés en mantener un monopolio absoluto. Pero así como antes Niki había accedido directamente en el sistema de Ferrari, lo hizo una vez más, en este caso con una carta abierta al Canciller austriaco Bruno Kreisky. En el ínterin las Fokkers fueron arrendadas a Egipto Air.

Alejado de los autos, se dedicó a sus negocios y familia. Sin embargo sólo estuvo dos años retirado y la pasión por la velocidad de los coches fue más fuerte, aunque se habló también que su retorno obedecía a motivos financieros para solventar deudas de su línea aérea. Lo cierto fue que a fines de 1981 la tabacalera Marlboro con un despliegue publicitario que no se fijaba en gastos, anunció en Woking el retorno de Niki Lauda a la Fórmula Uno conduciendo para McLaren, junto con dar a conocer el nuevo modelo MP4 para la temporada de 1982, pero sin duda lo que más convocaba a la prensa era la vuelta de Lauda y el contrato más millonario hasta entonces dentro de la Fórmula Uno.

En la presentación junto a John Watson.

"Me sentía desmotivado y me pareció encontrar otros intereses para vivir: pilotar aviones, dirigir mi compañía aérea, hacer negocios... Todo eso me parecía interesante, pero pronto me aburrió. Es muy difícil vivir alejado de las pistas. Lo más terrible es seguir las competencias a la distancia. Por eso, siempre pensé en volver; de modo que sólo me costó dos semanas tomar la decisión de aceptar la proposición de Marlboro. El fuego del accidente de Nürburgring encendió mis deseos de luchar y multiplicó mi manía de ganar...los autos son mi droga."

Lauda no era más rápido que el mejor de sus competidores. No le gustaba tomar riesgos que no considerara necesarios. Fue exitoso porque tenía el mismo tipo de confianza en sí que los megalómanos, sin tener su psicosis. Una honestidad y una rectitud absolutas hacia sí mismo conformaron en gran medida su exitoso enfoque mental en la pista. Además, a pesar de ser mal estudiante en su juventud, tenía una inteligencia superior en un ramo del deporte donde este factor es determinante. Puede haber habido algunos pilotos mejores que él pero nunca hubo otro igual.

A su regreso tal vez ya no era tan audaz, pero sí experimentado. Incluso ahora se había convertido en el más impulsivo defensor de los derechos de los pilotos, encabezó la huelga en Kyalami 1982 a causa de la superlicencia, ya que descubrió que está no era propiedad de los pilotos, sino de los equipos. Los pilotos hicieron un boicot y durmieron todos juntos sobre colchones en el suelo, en el hall de un hotel, y no salieron en los ensayos libres. La FIA, encabezada por el francés Jean Marie Balestre, amenazó a los pilotos con una descalificación de por vida, les impuso una fuerte multa y la presión de los equipos hizo que volvieran a la pista.


Faltaba por comprobar cuál sería la merma de dos años de inactividad en su desempeño al volante, pero rápidamente Lauda despejó toda duda cuando triunfó en Long Beach, la tercera carrera del año, repetiría en Brands Hatch, demostrando que no había vuelto del retiro para desperdiciar su tiempo, más aún en un plazo de dos años, él y McLaren reverdecerían éxitos de la década anterior.

1983 comenzó de otra manera para Lauda, tras una visita en diciembre del año anterior a su médico, le fue sugerida una operación ya que su ojo derecho presentaba lesiones que podían traerle consecuencias. Se reunió con el doctor Ivo Pitanguy y se operó en su clínica en Río de Janeiro semanas antes del GP de Brasil, fecha inaugural del Campeonato de F-1.

En 1983 el objetivo de McLaren estaba puesto en el desarrollo del motor Tag Porsche, que vería la luz en carrera en el GP de Holanda en manos del propio Lauda quien lo condujo en las últimas cuatro competencias sin mayores resultados, fue una temporada que comenzó con dos podios para el austríaco, en Brasil y Long Beach, pero que el resto del año sólo presentó decepciones, incluyendo una no clasificación que lo dejó fuera del GP de Mónaco. Sin embargo la unión entre McLaren y Porsche daría sus frutos muy pronto.



W. Araya C. (con datos de El norte, El mundo deportivo y Deporte Total)
Fotos: Deporte Total

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada